El parque  ::   La visita  ::   Visitas guiadas  ::   Actividades  ::   Alojamientos

viernes, 15 de febrero de 2019

Cabañeros retoma el ‘reality’ de las aves para seguir en directo nidos de cernícalo primilla y lechuza



Dos webcams instaladas en el nuevo primillar del parque y el nido de las lechuzas de la Casa Palillos permiten seguir desde este jueves la temporada de cría de estas rapaces desde cualquier dispositivo con conexión a Internet

El reality show de las aves ha vuelto al parque nacional de Cabañeros. Desde este jueves dos webscams emiten en directo la cría de una pareja de cernícalo primilla y otra de lechuza común para disfrutar en abierto y en cualquier dispositivo de la apasionante vida de estas dos rapaces amenazadas.

Se trata de una iniciativa de la Sociedad Española de Ornitología (SEO/BirdLife), “en su  empeño de dar a conocer las aves a la población en general y acercar la naturaleza a todos los ciudadanos”, que estuvo activa por primera vez en Cabañeros en el otoño del año 2007 dentro del programa ‘Alzando el vuelo’ para la recuperación del águila imperial.

La última vez que las webcams estuvieron activas fue en la temporada 2010-2011, cuando se pudo ver un episodio de cainismo en directo (pollos hermanos que se atacan), aunque en este tiempo se han mantenido activas algunas cámaras para seguir desde el centro de interpretación Casa Palillos nidos de cigüeñas y lechuzas.

Por primera vez en un primillar

La novedad ahora es la instalación de cámaras –una interior y otra exterior- en el nido de cernícalos primilla, instalado en un viejo torreón del parque, y que se pueda seguir desde cualquier parte del mundo a través de Internet y desde cualquier dispositivo móvil, gracias a la red de cámaras online de SEO/BirdLife de acceso libre.


Uno de los cernícalos en el primillar de Cabañeros / Parque nacional de Cabañeros


Periodo de cría del cernícalo

Recién llegados de su viaje migratorio en el corazón del África transahariana, comienza el período reproductor. La primera tarea de la pareja es adecuar el nido antes de comenzar la puesta. En estos primeros momentos es habitual que los adultos no permanezcan en el nido de continuo, por lo que en algunas ocasiones sólo observaremos el nido vacío, o a los adultos descansando posados en la fachada del primillar.

La webcam estará activa durante toda la temporada de cría, hasta que los pollos abandonen el nido al final de verano, para iniciar su periplo hacia sus cuarteles de invernada en África, ofreciéndonos un documento gráfico único de cómo transcurre el periodo de incubación, la eclosión de los pollos y la alimentación de la prole hasta que puedan alzar el vuelo.

El cernícalo primilla es un ave en riesgo de amenaza, tal como se refleja en la legislación nacional y a nivel regional que está incluida como “vulnerable” en el Catalogo Regional de Especies Amenazadas de Castilla-La Mancha. También aparece en el Libro Rojo de las Aves de España con la categoría de “vulnerable”.



Una de las lechuzas del nido de Casa Palillos. Su actividad es nocturna / Parque Nacional de Cabañeros
La dama de la noche te sorprenderá

La dama de la noche te sorprenderá con esta webcam, explica SEO/BirdLife. Las cámaras instaladas en el nido de Casa Palillos permiten conocer los movimientos de esta rapaz nocturna veinticuatro horas al día.

Declarada Ave del Año 2018 por SEO/BirdLife, actualmente tiene una amplia distribución mundial pero, según los últimos datos del programa Noctua, mantiene un acusado declive poblacional en los últimos años en España. Desapareciendo de muchos de los territorios que ocupaba. La lechuza está protegida tanto a nivel nacional como autonómico.
Las webcams de SEO/BirdLife

“Las webcams son una magníficas herramientas de divulgación que cada día nos enseñan la importancia de proteger y conservar nuestro patrimonio natural cada vez más amenazado. Ventanas abiertas a la naturaleza que queremos compartir con todos aquellos que se acerquen a este espacio protegido de la Red Natura 2000”, asegura Asunción Ruiz, directora ejecutiva de SEO/BirdLife.
Vívelo en directo en Cabañeros

Aunque la tecnología permite seguir el proceso desde cualquier parte del mundo, los nidos objeto de observación se encuentran físicamente en el parque nacional de Cabañeros, concretamente en las inmediaciones del centro de visitantes Casa Palillos, ubicado cerca de la raña, la extensa llanura salpicada de encinas, quejigos y alcornoques, donde algunos de los más emblemáticas especies de la fauna mediterránea encuentran una inmejorable fuente de alimento y un hogar.

En 2016 se construyó un primillar, donde el año pasado ya nacieron y prosperaron de forma natural un total de 31 pollos. Un éxito en el tercer año de este proyecto para promover una colonia estable de cernícalo primilla, realizada por la Dirección General de Biodiversidad y Calidad Ambiental del Ministerio para la Transición Ecológica, en colaboración con el Organismo Autónomo Parques Nacionales y la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha.

Las lechuzas, sin embargo, llevan criando en este mismo nido al menos una década, pero no fue hasta el año pasado que se inició la observación por videocámara, con proyección a tiempo real en el propio centro de visitantes, aunque entonces sin posibilidad de emitirlo y difundirlo en la gran ventana que es Internet.

“Los visitantes que vengan al parque podrán conocer el detalle de lo que sucede en los nidos de primilla y lechuza en las pantallas del centro de visitantes, además de profundizar en el contexto donde sucede, y consultar las dudas y curiosidades con los guías del parque”, recuerda el director del parque nacional, Ángel Gómez Manzaneque.

Acceso a las webcams de SEO/BirdLife: seo.org/camaras

Fuente: https://www.lanzadigital.com/provincia/cabaneros-retoma-el-reality-de-las-aves-para-seguir-en-directo-nidos-de-cernicalo-primilla-y-lechuza/

14 Febrero 2019
B.Rodríguez / Lanza Ciudad Real

viernes, 8 de febrero de 2019

Treinta proyectos en el entorno de los parques nacionales


Medio Ambiente repartirá más de 592.000 euros entre ayuntamientos, empresas y particulares del área de influencia socioeconómica de Cabañeros y Las Tablas

La Junta de Comunidades, a través de la Dirección General de Política Forestal y Espacios Naturales, financiará con una partida de más de 592.000 euros un total de treinta proyectos presentados por ayuntamientos, particulares y empresas  que forman parte del área de influencia socieoeconómica del entorno de los parques nacionales de Las Tablas de Daimiel y Cabañeros. El objetivo, comentan fuentes regionales,  «mejorar el nivel y la calidad de vida de la población del área de influencia en los parques nacionales de forma compatible con la conservación ambiental y considerando los parques como un activo importante de desarrollo económico local». Así, la subvención concedida a particulares y empresas del entorno asciende a 252.184 euros, partida con la que se llevarán a cabo 21 iniciativas entre las que se contemplan, entre otras, un hostal, la rehabilitación de una antigua serrería para transformarla en casa rural o la creación y envasado de perlas de miel ecológicas. El resto de la partida, 339.862 euros, se dedicará a la puesta en marcha de nueve proyectos municipales. 
 
Alcoba de los Montes es el Ayuntamiento que más cuantía recibirá con 61.459 euros, dinero que empleará a cuatro proyectos: Mejorar la zona de ocio juvenil entre la piscina y el polideportivo, arreglar la fachada del edificio de los antiguos almacenes del Servicio Nacional de Productos Agrarios (Senpa), acondicionar el escenario del pabellón de usos múltiples, además de instalar bordillos en varias calles de Santa Quiteria, uno de sus anejos, donde también, se asfaltará una de sus calles. Sin duda, comenta José Moisés Arcos, alcalde de Alcoba de los Montes, una cuantía que «ayuda bastante» a municipios «tan pequeños» como Alcoba, donde «no hay mucho trabajo» y «lo poco que hay llega de la mano del Parque Nacional de Cabañeros», donde en la actualidad trabajan «unas sesenta» familias del pueblo. Pero a pesar de la importancia que supone recibir   este importe, lamenta que cada año «esa menor», pues en «2016 no hubo estas ayudas y en 2015  fueron unos 70.000 euros», recuerda.

Unas ayudas que el sector espera como agua de mayo y más, en municipios tan pequeños en los que, por ejemplo, en Navas de Estena, esta ayuda supone «el 10% de los 500.000 euros del presupuesto municipal», explica su alcalde, Isidro Corsino, quien reconoce que contar con un parque nacional como Cabañeros supone «un plus y un motor para el desarrollo económico y turístico». Y fiel reflejo de ello, argumenta, es que con algo más de 220 habitantes cuenta con cinco restaurantes y  200 plazas hoteleras «tantas como vecinos», aclara con satisfacción. Así, comenta, de no existir Cabañeros siempre quedará «la ruta del Boquerón de la Plata», ubicada en Navas y por la que atraviesa el parque nacional. 

Treinta proyectos en el entorno de los parques nacionales - Foto: Rueda Villaverde

Fuente:  Ana Pobes - jueves, 7 de febrero de 2019  http://www.latribunadeciudadreal.es/Noticia/ZE0ACCADA-BAFA-E3D4-A8CA9E868C76A5AB/201902/Treinta-proyectos-en-el-entorno-de-los-parques-nacionales

miércoles, 23 de enero de 2019

Las Tablas de Daimiel y Cabañeros recibieron más de 300.000 visitas en 2018


Según los datos facilitados por el Organismo Autónomo Parques Nacionales, el parque nacional más visitado fue el de Las Tablas de Daimiel, por donde pasaron un total de 196.623 visitantes.
Más de trescientas mil personas visitaron durante el pasado año 2018 los dos parques nacionales que se encuentran en Castilla-La Mancha, Las Tablas de Daimiel y Cabañeros, ambos, en localizados en la provincia de Ciudad Real.

Según los datos facilitados por el Organismo Autónomo Parques Nacionales, el parque nacional más visitado fue el de Las Tablas de Daimiel, por donde pasaron un total de 196.623 visitantes.

Estas cifras reflejan un incremento del número de visitas de un 15,6 por ciento con respecto al año 2017, en el que visitaron este singular humedal un total de 170.097 personas.

Las lluvias de primavera y las temperaturas agradables del otoño, han señalado, influyeron notablemente en la afluencia de visitantes, que en estos periodos fue muy buena, hasta registrarse un incremento de 26.526 visitas más en 2018 que las que hubo el año anterior.

Las 196.623 personas que visitaron el Parque Nacional de Las Tablas de Daimiel es el quinto año de mayor afluencia al espacio protegido desde que se tienen registros, solo superado por los años 2010 en los que se registraron 398.742 visitas, por el año 1997 en el que se acercaron al parque 285.371 visitas y por los años 2013 y 2011, en los que se contabilizaron 250.295 y 204.314 visitantes, respectivamente.

Para los responsables del Organismo Autónomo Parques Nacionales, el número de visitas de 2018 consolida la tendencia creciente de visitantes al Parque Nacional.

Tablas fluviales

 

El Parque Nacional de Las Tablas de Daimiel, situado en el centro de la Mancha húmeda, está considerado el último representante del ecosistema denominado tablas fluviales, que se formaba por el desbordamiento natural de los ríos Guadiana y Gigüela.

En cuanto a las visitas que recibió el Parque Nacional de Cabañeros el pasado año, han señalado que un año más ha vuelto a superar el umbral de las 100.000 visitas.

En concreto ha sido 104.769 personas las que acudieron a este espacio, una cifra que es ligeramente inferior al número de visitas que se registraron en 2017, en el que se contabilizó la presencia de 112.667 personas.

Esta cifra supuso un descenso de un 7 por ciento en el números de visitantes, algo más de 7.800 personas, aunque en cualquier caso, el número de visitantes en 2018 fue superior a los que hubo en 2016, en el que el número de visitas fue de 104.565 personas.

El parque Nacional de Cabañeros, que es refugio de grandes rapaces, cigüeñas negras y otras muchas especies en peligro de extinción es hoy uno de los rincones protegidos más valiosos de la península ibérica por albergar también una gran riqueza botánica y una peculiar geología.

Aníbal B. C. Ciudad Real 

domingo, 23 de diciembre de 2018

Horarios de los centros en Navidad

Con el fin de atender a los visitantes en este periodo vacacional navideño, desde el 22 de diciembre al 7 de enero los Centros de Visitantes, Museos y Puntos de Información del Parque Nacional de Cabañeros se abrirán todos los días, con las siguientes excepciones:
-          El 24 y 31 de diciembre se cierra  al medio día
-          El 25 de diciembre y 1 de enero todos los centros no abren.

Se detallan a continuación los horarios concretos de cada centro y rutas.

Disfruta del invierno en el Parque Nacional de Cabañeros

El otoño deja paso a la estación más difícil para los ecosistemas, el invierno. Los días con pocas horas de luz  se suceden entre nieblas, lluvias y posibles nevadas en los puntos más altos del Parque Nacional.

Pese a que las condiciones meteorológicas son las más adversas del año, es un buen momento para conocer  Cabañeros cubierto por brumas y nieblas invernales. Sin lugar a dudas una experiencia que merece la pena disfrutar si visitamos el parque bien en las rutas en 4x4, o los recorridos de senderismo.

Después de la estación otoñal, cambia el color a estas laderas de los Montes de Toledo, de estos vuelven a surgir multitud de arroyos en nuestras sierras que atraviesan lentamente los parajes de la raña, ahora cubierta por nuevos pastos invernales que seran alimento y futuras praderas para ciervos y otros mamiferos del Parque Nacional de Cabañeros.

Arroyos como el de los Pescados o el Arroyo del Brezoso, al igual que los ríos Estena y Bullaque, suben en sus niveles y aportan su caudal al Rio Guadiana. Saltos de Agua como “la Chorrera”, cercana a la localidad de Horcajo de los Montes o "El Chorro de los Navalucillos”, en pleno Macizo del Rocigalgo son lugares interesantes a visitar en la estación invernal.

Estos meses de lluvia  serán cruciales para tener una primavera fértil y llena de nueva vida, y si las temperaturas bajan, traerán imágenes nevadas en los parajes más altos de estas sierras por encima de los 800 a 1.000 metros de altitud como la Sierra de la Toledana o la Sierra del Chorito.

Es de destacar que si queremos realizar alguno de los recorridos de senderismo habilitados por los diferentes parajes del parque, es importante ir preparado con ropa de abrigo y calzado apropiado, disponer de información sobre el itinerario a seguir y consultar  la previsión meteorológica.

El invierno es también el momento del cese vegetativo de multitud de plantas anuales quedándose en el caso de los arboles y arbustos caducifolios sin hojas y desnudos. Son los Quejigos y Robles los que lentamente  van perdiendo en parte la hoja, aunque más lentamente que otras especies de su entorno cercano.


Otros colores llamativos son los del Madroño o la Cornicabra  que contrastan con la vegetación perenne de encinas, alcornoques y matorrales como la jara, que serán el único refugio para muchos de los animales del Parque Nacional de Cabañeros. Los arboles y Matorrales del bosque mediterráneo pierden sus bayas y frutos, como el Espino, el Madroño, o las Zarzas, siendo estos la despensa y alimento para multitud de animales del bosque, como los roedores, pájaros frugívoros y en el caso de las bellotas de la Encina, especialmente el Jabalí, el Ciervo y las Grullas.

El invierno avanza y al final de estos días, y ya en las primeras semanas de Febrero la mayoría de las plantas dejan aparecer tímidamente algunos brotes y comienzan a engordar las yemas para la llegada del ciclo primaveral, los días se van alargando lentamente y las temperaturas van cambiando y ascendiendo lentamente aunque se pueden ver afectados con las posibles e inesperadas heladas.

Es en estos días de invierno es cuando es posible observar prismático en mano a multitud de especies de aves invernantes que comparte el lugar con especies sedentarias.

Entre las rapaces destacan el Águila Imperial y el Águila Real a las cuales se les añaden en estos meses el Aguilucho Pálido y el Esmerejón. Es habitual encontrar Buitres Leonados y el Buitre Negro sobrevolando la zona, especie que tiene en este parque uno de los lugares de cría más importantes del mundo. Otras aves que posiblemente podremos ver durante nuestra visita, son el Martín Pescador pescando en los arroyos y cortados de parajes como el “Boquerón del rio de Estena”, igualmente Garzas Reales.

Destacan también por su importancia el número de Grulla Común, que todos los años vienen del lejano norte de Europa, y se reúnen en dormideros con grupos de miles de ejemplares, en las zonas semi-inundadas del Embalse de Torre de Abraham alimentándose en las llanuras cultivadas cercana a Pueblonuevo del Bullaque, y  la Rañas centrales del parque.  En los últimos días invernales del mes de Febrero se concentran en el Parque Nacional de Cabañeros para preparar su inminente viaje al norte Europeo.

La estación invernal en Cabañeros es sin lugar a dudas uno de los paisajes más espectaculares de estas tierras manchegas. Unos paisajes invernales, con sierras nevadas, arroyos y saltos de agua con espectaculares caudales que nos trasladan en ocasiones a paisajes del norte de Europa, pero que podemos disfrutar en el interior peninsular, en estos Montes de Toledo entre las provincias de Ciudad Real y Toledo.


 
Les Invitamos a conocer el otoño este espacio protegido, recorriendolo a pie, en bicicleta o acompañado por un guía - intérprete en las visitas 4x4 en todo terreno, disfrutando de este paraje singular que es Cabañeros.

Niebla en Cabañeros

Chorro Navalucillos PN Cabañeros

Madroño PN Cabañeros

Grullas en Cabañeros

lunes, 19 de noviembre de 2018

La vuelta del lince a Cabañeros es factible y está al caer


El director de Cabañeros asegura que el regreso del lince ibérico al parque "es factible y está al caer", al tiempo que subraya la apuesta por el turismo. "Tenemos que hacer ver a los ciudadanos que Cabañeros es mucho más que la berrea", enfatiza


Ángel Gómez Manzaneque, madrileño de 64 años, fue nombrado el pasado mes de octubre director del Parque Nacional de Cabañeros en sustitución de Carlos Rodríguez-Vigal, que regresó a su anterior puesto como director de la Finca Quintos de Mora. Licenciado en Ciencias Biológicas por la Universidad Autónoma de Madrid, asume este nuevo reto avalado por la experiencia profesional acumulada durante 15 años en este espacio protegido castellano-manchego, al que llegó en el año 2003.

¿Ha notado un cambio muy grande en su día a día?
La verdad es que sí. Antes salía mucho más al campo y ahora estoy más con el teléfono y el ordenador. La transición no ha sido muy complicada porque es un trabajo que conocía, ya que en estos 15 años he estado con todos los directores del parque. El trabajo de campo es lo que más echo de menos.

¿En qué ha cambiado Cabañeros desde su llegada en 2003?
Ha cambiado sobre todo la estructura arbórea, ya que en sitios donde antes había arbustos ahora hay árboles. El paso del tiempo ha contribuido al desarrollo de la vegetación. Y otro cambio importante ha sido el aumento de visitantes. Cabañeros venía arrastrando una leyenda negra cuando era parque natural: se ofrecía una visita gratuita diaria en un todoterreno y se apuntaba mucha gente, lo que provocaba que hubiera una lista de espera muy grande. Esto quedó en el aire, pero todo el mundo pensaba que era muy difícil venir, y romper esa dinámica ha sido complicada. Además, nos hemos abierto un poco más al conjunto de la sociedad a través de la publicación de un boletín, para que la gente vea lo que hacemos, y de los medios de comunicación.

El número de visitantes crece de forma ininterrumpida desde 2012. ¿A qué cree que se debe ese cambio de tendencia?
La presencia en los medios de comunicación ayuda mucha y también es muy importante trabajar para hacer ver a los visitantes potenciales que Cabañeros es mucho más que la berrea y que se puede visitar durante todo el año, aunque en verano hay que madrugar por el calor. Noviembre, por ejemplo, me parece un momento excepcional para visitar el parque. La mayoría de turistas procede de Castilla-La Mancha, Madrid y la Comunidad Valenciana y lo que tenemos que hacer es intentar llegar a otros puntos de España. Tenemos el lastre de que Cabañeros no tiene a su alrededor otros atractivos turísticos que los complementen y que sí tienen otros parques como Doñana, los canarios e incluso Las Tablas, que está muy cerca de Almagro.

El parque aumentó el número de rutas y abrió un centro de interpretación en Horcajo de los Montes. ¿Hay previstos nuevos proyectos para potenciar el turismo?
Queremos poner en marcha rutas complementarias desde los centros de visitantes, especialmente desde Horcajo de los Montes, para que el visitante se quede un día entero en la zona. Son rutas más pequeñas y algunas pasan por montes públicos, pero los ayuntamientos están por la labor de colaborar porque el beneficio es mutuo. Por lo demás, los presupuestos están como están y hay poco donde rascar.

¿Por qué se está dilatando tanto en el tiempo la aprobación del Plan Rector de Uso y Gestión? ¿En qué fase se encuentra ahora mismo el PRUG?
Está casi en su etapa final. El documento se presentó a la opinión pública y se recibieron una serie de alegaciones que estamos contestando en este momento. El PRUG presenta dos problemas fundamentales. Por un lado, el 45% de Cabañeros es propiedad privada y por ahí vendrá gran parte de las alegaciones para que los usos del parque queden perfectamente reflejados en el documento; y además, en 2020 quedará prohibida por ley la caza deportiva y comercial en los parques nacionales.

¿Cómo puede afectar esta medida desde el punto de vista turístico y económico?
Lo que yo tengo que hacer, como funcionario público, es cumplir la ley. Evidentemente tengo mis ideas sobre este asunto, pero son de Ángel Gómez, no del director de Cabañeros. Lo que está claro es que es un tema muy complejo y no sé qué solución le darán. Hay que tener en cuenta que la mayoría de las fincas del parque tienen usos recreativos y cinegéticos.

¿Con la aprobación del PRUG se evitarán casos como los de la familia Aznar-Oriol?
La casa ya la tenían y pidieron una autorización para hacer obras, lo que ocurre es que el proyecto no se ajustó a lo solicitado. El PRUG ayudará a controlar estas situaciones, porque es un documento que te dice lo que sí y lo que no.

¿Estará aprobado en 2019?
No te puedo decir, pero ojalá cuanto antes, porque muchas de las respuestas que damos a las solicitudes están basadas en lo que el borrador del PRUG dice. Para el gestor es el libro de cabecera.

La Junta lleva tiempo solicitando la transferencia de las competencias de Cabañeros y Las Tablas. ¿Será beneficioso para el parque?
En principio no tendría que afectar ni positiva ni negativamente. Hay sintonía total entre las administraciones en materia de conservación, que se puso de manifiesto, al menos, en la reunión de la comisión mixta a la que asistí. En materia económica hay un decreto que marca el cálculo del presupuesto, basado en las cuentas de los últimos tres años, y ahí sí hay discrepancias, pero se llegará a un acuerdo.

¿Cuándo se producirá la transferencia?
Quedan flecos, como se dice con los fichajes en el mundo del fútbol. Ahora hay que ver si esos flecos se alargan más o menos. Próximamente dependeremos ya de la comunidad autónoma.

¿Es factible que Cabañeros pueda volver a acoger ejemplares de lince ibérico?
Es factible y está al caer, porque el núcleo donde se han centrado las sueltas en los Montes de Toledo está a 27 kilómetros del parque en línea recta, y hay linces que han llegado incluso a Barcelona y Oporto. Estamos expectantes esperando las fotos de linces en el parque. Tenemos controlados a los linces con transmisor, pero hay que tener en cuenta que los cachorros que van naciendo en libertad no lo llevan, por lo que puede que haya alguno ya y las cámaras aún no lo hayan detectado.

¿Qué medidas se están adoptando para favorecer la llegada del lince?
Estamos trabajando con el conejo, que es la presa fundamental del lince, pero no levanta cabeza con las enfermedades de los últimos años. El objetivo es que haya núcleos de alta densidad, porque es la única forma de que aguanten la embestida de la enfermedad y la superen. La ausencia de cultivos en el parque (antes sí había) también dificulta su proliferación. Con la llegada del lince se pondría orden en la cadena alimentaria y los conejos que hoy comen zorros, meloncillos y ginetas serían su sustento. Donde hay linces hay más conejos, porque apartan a los carnívoros intermedios de la zona y ya no dan abasto. Pero todo esto lleva su tiempo.

El buitre negro es el orgullo de Cabañeros...
Estamos muy orgullosos. Este año se han detectado 263 parejas en un seguimiento muy exhaustivo durante el periodo de cría, de febrero a agosto. Del total, han volado 183 pollos, que se tienen que repartir fuera del parque porque aquí la competencia es ya muy alta. Estamos viendo focos de dispersión del buitre por toda la Península Ibérica, llegando incluso a Francia y al Algarve, en Portugal. Es una de las mejores poblaciones del mundo de una especie que va desde Portugal hasta China.

El parque es también un referente del bosque mediterráneo. ¿Goza de buena salud fitosanitaria?
Hacemos un seguimiento y su salud es muy buena. Por ejemplo, la ‘seca’, que es una enfermedad que afecta sobre todo a la encina y el alcornoque, no va a más, y luego hay algunos puntos con escolítidos (escarabajos), pero la salud del bosque, en general, es muy buena. La especie a la que le dedicamos más atención es el quejigo, que tiene un nicho entre la encina y el alcornoque, pero le gusta más los suelos inundables, y estos vaivenes de lluvias no le van bien. Su regeneración es lo que más nos preocupa, porque con el cambio climático es la especie mediterránea que más se va a resentir.

¿Cómo han afectado los incendios al parque en los últimos años?
Afortunadamente, este año sólo hemos registrado cuatro incendios, en los que se han quemado 3,5 hectáreas de cereal, pero todo fuera del límite del parque. Desde el año 2010, que se produjo uno importante en la carretera de Horcajo y Retuerta, manifiestamente provocado, no hemos tenido incendios y tocamos madera para que siga así.

Fuente: http://www.latribunadeciudadreal.es/Noticia/Z6145639F-FDF1-F2D8-C6D04F6A0B76D7BC/La-vuelta-del-lince-a-Cabaneros-es-factible-y-esta-al-caer

El trompeteo de las Grullas inunda los cielos de Cabañeros y las Tablas de Daimiel



El sonoro trompeteo de las grullas alborota desde hace días los cielos castellanomanchegos, donde la observación de estas grandes aves, que llegan a sus cuarteles de invernada procedentes de países tan distantes como Noruega, Suecia, Alemania, Finlandia, Polonia, países bálticos y oeste de Rusia, se ha convertido en un reclamo ornitológico.

Una muestra son los visitantes que acuden a los parques nacionales de Cabañeros y Las Tablas de Daimiel, en la provincia de Ciudad Real, lugares que desde hace unas semanas están recibiendo miles de grullas que llegan para pasar el invierno huyendo de los gélidos fríos del norte de Europa.

Las posibilidades que brinda la Grulla común (Grus grus) de poder ser identificada con facilidad por su característico vuelo en forma de uve, por su gran envergadura -supera el metro de altura-, por su vistoso plumaje gris, y por el escandaloso sonido que emite, la hacen ser centro de atención de quienes eligen disfrutar de la naturaleza, ya sean conocedores o no del mundo de las aves.

Cabañeros y Las Tablas de Daimiel son unos de los muchos lugares de invernada que eligen las grullas, que también encuentran acomodo en otras zonas de Castilla-La Mancha donde obtienen el abundante alimento que necesitan.



La población invernante castellanomanchega de grullas, con 27.500 individuos, representa el 18% del total de las Grullas que llegan a la Península Ibérica, según los datos de los censos elaborados por la Sociedad Española de Ornitología (SEO-BirdLife) de los que son autores Javier Prieta y Juan Carlos del Moral.

Los datos de este censo pusieron de manifiesto que Extremadura, con 80.000 grullas, es la comunidad autónoma que recibe mayor número con un 53% de la población invernal total.

Castilla-La Mancha se situó en segundo lugar de preferencia de invernada de estas aves por delante de Aragón, que con un 16 por ciento y 24.350 ejemplares es el tercer lugar que acoge mayor número de ejemplares, por delante de Andalucía con 14.700 y el 10 por ciento de la población y, Castilla y León con 5.000 y el 3 por ciento de las grullas invernantes.


La calidez y el resguardo que le ofrecen las dehesas y las zonas húmedas llevan a estas aves a recorrer más de 2.500 kilómetros de distancia cada año, con el fin de aprovechar la seguridad y el alimento que les ofrecen estos lugares.

En los encinares encuentra la bellota caída, que es uno de sus alimentos preferidos, como también lo son los bulbos, las semillas, los brotes, los invertebrados, o los restos del maíz que han quedado en los maizales ya cosechado.

El avistamiento de las grullas es posible durante la mayor parte del día en las áreas que utilizan como comederos, si bien suele ser mucho más sencillo cuando llegan a ellas al despuntar las primeras luces del día.

También es fácil observarlas durante las puestas de sol, cuando abandonan los lugares donde se alimentan y emprenden viaje hacia los humedales donde encuentran un seguro refugio donde pasar las noches.

Para poder observar las grullas y disfrutar de sus elegantes movimientos pausados y reposados, es aconsejable ayudarse de los prismáticos, que garantizan siempre una mejor localización de las aves.

También es recomendable mantener en estos espacios naturales el silencio y evitar tratar de acercarse a las aves para no incomodarlas ni molestarlas, con el fin de que no se muestren huidizas.

07.11.10 Agencia EFE  Por Aníbal de la Beldad

ACTIVIDADES APTAS PARA LA OBSERVACIÓN DE GRULLAS


LAS TABLAS DE DAIMIEL (Parque Nacional) Observación de Grullas
Durante los meses de invierno, se acercan hasta el Parque Nacional Tablas de Daimiel miles de estos indivíduos, que vienen desde el norte de Europa. La llegada en los atardeceres, a las Tablas de Daimiel se convierte en todo un espectáculo.



CABAÑEROS (Parque Nacional) Nueva visita guiada 4x4 a la Raña de Cabañeros (Turno de atardecer)
Descubre el Parque Nacional de Cabañeros, a bordo de nuestros vehículos todo terreno y acompañado por un guía interprete. Un recorrido en el interior del Parque Nacional, recorriendo la Raña de Santiago, conocida como el Serengueti Español.