martes, 23 de marzo de 2021

Cabañeros acogerá un lince ibérico con el fin de atraer otros ejemplares

Lince en Cabañeros
 
El Parque Nacional de Cabañeros acogerá en los próximos meses a 'Labrador', un ejemplar adulto de cinco años de lince ibérico, procedente de el Centro de Investigación Agroambiental 'El Chaparrillo'.

Según han informado este lunes fuentes del Parque Nacional de Cabañeros, 'Labrador' es un ejemplar sin posibilidades de valerse por sí mismo para poder estar en el medio natural, por lo que, ha permanecido en el Centro de Investigación Agroambiental 'El Chaparrillo' durante todo este tiempo.

El objetivo con su traslado desde 'El Chaparrillo' al parque nacional es que pueda ayudar a atraer otros ejemplares de lince ibérico para que estos se puedan asentar en el territorio.

Estas fuentes han recordado que el Parque Nacional de Cabañeros está muy cerca del área de reintroducción de Montes de Toledo y han sido frecuentado por algunos ejemplares de lince ibérico que han pasado por este espacio protegido, aunque ninguno ha decidido aún quedarse.

De hecho, dos ejemplares liberados por este proyecto pasaron por Cabañeros, el primero en cruzar este espacio protegido fue Khan, un ejemplar macho liberado en el término municipal de Mazarambroz (Toledo), al que siguió Luna, hembra liberada en el Valle de Matachel (Badajoz) que también se adentró en los límites del parque.
 

viernes, 19 de marzo de 2021

Cabañeros regulará la afluencia de público a su ruta más visitada


Chorro de los Navalucillos 
 
El Parque Nacional de Cabañeros regulará la afluencia de los visitantes que se acercan a recorrer la ruta 'El Chorro' de los Navalucillos, con el fin de asegurar el uso y disfrute de este espacio a todas las personas, con independencia de sus características individuales, garantizando las condiciones requeridas por las medidas de prevención frente a la COVID-19 y los objetivos de conservación de su riqueza natural.

Desde este viernes 19 de marzo, el Parque Nacional, con la colaboración de otras administraciones, garantizará la calidad de la visita a esta ruta, la más frecuentada del parque, mediante el control del cupo diario máximo de personas, así como, la regulación del uso de los aparcamientos de acceso, mediante el uso prioritario del aparcamiento principal, ha informado el Ministerio en nota de prensa.

El Parque Nacional de Cabañeros con esta medida garantiza el acceso de los ciudadanos que se acerquen a este espacio para conocer y disfrutar de sus valores naturales, al mismo tiempo que asegura la conservación de la integridad de su patrimonio ecológico y sus paisajes, cumpliendo además las medidas de seguridad sanitaria.

miércoles, 17 de marzo de 2021

Llega la primavera 2021 al Parque Nacional de Cabañeros


En el Parque Nacional de Cabañeros, los días se van alargando, el sol ilumina y calienta con más fuerza, aunque debido a relieve de los Montes y al clima mediterráneo continental que reina en esta región Castellano Manchega, las noches aun son frías y con posibles heladas hasta mediados de Abril.

En estos días primaverales, son muchas las flores y arbustos que empiezan a hinchar sus yemas para empezar a brotar y dar color a las praderas en las rañas de Cabañeros.

Las escasas lluvias de este final de invierno no impiden  que los montes de Cabañeros tengan un intenso colorido con una amplia gama de verdes, entre los que resalta el colorido del brezo, la jara, y otras plantas aromáticas de este singular bosque mediterráneo.

Con la subida gradual de las temperaturas, resuenan en todos los arroyos y manantiales el canto de la Rana común y el Sapo común, especialmente al atardecer. Después del letargo invernal son relativamente fácil de ver al Galápago europeo y la Culebra de agua en las orillas y arroyos  del río Estena o el Bullaque.

Con la llegada de la primavera, son muchas las aves que empiezan a llegar a la península de su viaje transahariano, mientras que las aves invernantes han partido ya hacia los países de destino en Europa del Norte.

Quizás sea la golondrina el ave que mejor indica este paso migratorio, siendo mensajera de la primavera, pero son muchas las aves que llegan a la península  haciendo escala en los parajes como Cabañeros para a descansar y continuar su periplo mucho más al norte.

Fuente: ECODESTINOS (c) Todos los derechos reservados. Imagen: Manuel Benavente 

viernes, 12 de marzo de 2021

Las visitas a Cabañeros retroceden a niveles de 2007, aunque suman el mejor verano de la historia


Visitantes en el Parque Nacional de Cabañeros
 
El parque nacional cerró el año de la pandemia con 70.582 visitantes, 30.000 menos que el anterior, con dos buenos hitos: el mejor verano y el mejor octubre. Un balance que “no es malo para como ha sido 2020”, asegura el director Ángel Gómez

Las visitas al parque nacional de Cabañeros han caído en el último año hasta niveles de 2007, con 70.582 visitantes, 30.000 menos que el año anterior. Es la primera vez en seis años que se baja de los 100.000 visitantes, pero no es la peor marca de los veinticinco años de trayectoria del parque nacional, que precisamente se cumplieron el noviembre pasado sin ninguna celebración.

“El balance no es malo para como ha sido 2020”, asegura el director Ángel Gómez. La estadística, que se ha facilitado esta semana al Ministerio para la Transición Ecológica, recoge dos buenos hitos, “hemos tenido el mejor verano de la serie histórica, con 43.000 visitantes entre junio y octubre”, afirma Gómez, “y el mejor mes de octubre (berrea) de la historia con 19.500 visitantes”.

Primavera de confinamiento forzoso
Datos que contrastan con las 22 visitas de abril (uno de los tres meses de confinamiento estricto y cierre de los centros de visitantes), que no haya habido excursiones escolares y que la ciudadanía tuviera que pasar la primavera y la Semana Santa encerrada en casa.

El verano del turismo rural
Las ganas de salir a espacios seguros, con poca contaminación, fuera de las masificaciones de las playas, avivó el turismo en verano (una mala estación por lo general) y en toda la comarca, con los alojamientos rurales completos en los meses de más calor, pero la tercera ola de contagios de finales de año dio al traste con el entusiasmo, y el parque ha tenido que afrontar el inicio de 2021 con un mes completo de cierre.

“La gestión con los confinamientos y las aperturas en los centros de visitantes ha sido complicada”, reconoce Gómez, que también da por perdida la recuperación turística que se esperaba en primavera, con la Semana Santa y muchas fiestas suspendidas, además del cierre perimetral entre comunidades autónomas.
 

lunes, 1 de febrero de 2021

lunes, 21 de diciembre de 2020

Disfruta del invierno 2020 - 2021 en el Parque Nacional de Cabañeros

El otoño deja paso a la estación más difícil para los ecosistemas, el invierno. Los días con pocas horas de luz  se suceden entre nieblas, lluvias y posibles nevadas en los puntos más altos del Parque Nacional.

Pese a que las condiciones meteorológicas son las más adversas del año, es un buen momento para conocer  Cabañeros cubierto por brumas y nieblas invernales. Sin lugar a dudas una experiencia que merece la pena disfrutar si visitamos el parque bien en las rutas en 4x4, o los recorridos de senderismo.

Después de la estación otoñal, cambia el color a estas laderas de los Montes de Toledo, de estos vuelven a surgir multitud de arroyos en nuestras sierras que atraviesan lentamente los parajes de la raña, ahora cubierta por nuevos pastos invernales que seran alimento y futuras praderas para ciervos y otros mamiferos del Parque Nacional de Cabañeros.

Arroyos como el de los Pescados o el Arroyo del Brezoso, al igual que los ríos Estena y Bullaque, suben en sus niveles y aportan su caudal al Rio Guadiana. Saltos de Agua como “la Chorrera”, cercana a la localidad de Horcajo de los Montes o "El Chorro de los Navalucillos”, en pleno Macizo del Rocigalgo son lugares interesantes a visitar en la estación invernal.

Estos meses de lluvia  serán cruciales para tener una primavera fértil y llena de nueva vida, y si las temperaturas bajan, traerán imágenes nevadas en los parajes más altos de estas sierras por encima de los 800 a 1.000 metros de altitud como la Sierra de la Toledana o la Sierra del Chorito.

Es de destacar que si queremos realizar alguno de los recorridos de senderismo habilitados por los diferentes parajes del parque, es importante ir preparado con ropa de abrigo y calzado apropiado, disponer de información sobre el itinerario a seguir y consultar  la previsión meteorológica.

El invierno es también el momento del cese vegetativo de multitud de plantas anuales quedándose en el caso de los arboles y arbustos caducifolios sin hojas y desnudos. Son los Quejigos y Robles los que lentamente  van perdiendo en parte la hoja, aunque más lentamente que otras especies de su entorno cercano.


Otros colores llamativos son los del Madroño o la Cornicabra  que contrastan con la vegetación perenne de encinas, alcornoques y matorrales como la jara, que serán el único refugio para muchos de los animales del Parque Nacional de Cabañeros. Los arboles y Matorrales del bosque mediterráneo pierden sus bayas y frutos, como el Espino, el Madroño, o las Zarzas, siendo estos la despensa y alimento para multitud de animales del bosque, como los roedores, pájaros frugívoros y en el caso de las bellotas de la Encina, especialmente el Jabalí, el Ciervo y las Grullas.

El invierno avanza y al final de estos días, y ya en las primeras semanas de Febrero la mayoría de las plantas dejan aparecer tímidamente algunos brotes y comienzan a engordar las yemas para la llegada del ciclo primaveral, los días se van alargando lentamente y las temperaturas van cambiando y ascendiendo lentamente aunque se pueden ver afectados con las posibles e inesperadas heladas.

Es en estos días de invierno es cuando es posible observar prismático en mano a multitud de especies de aves invernantes que comparte el lugar con especies sedentarias.

Entre las rapaces destacan el Águila Imperial y el Águila Real a las cuales se les añaden en estos meses el Aguilucho Pálido y el Esmerejón. Es habitual encontrar Buitres Leonados y el Buitre Negro sobrevolando la zona, especie que tiene en este parque uno de los lugares de cría más importantes del mundo. Otras aves que posiblemente podremos ver durante nuestra visita, son el Martín Pescador pescando en los arroyos y cortados de parajes como el “Boquerón del rio de Estena”, igualmente Garzas Reales.

Destacan también por su importancia el número de Grulla Común, que todos los años vienen del lejano norte de Europa, y se reúnen en dormideros con grupos de miles de ejemplares, en las zonas semi-inundadas del Embalse de Torre de Abraham alimentándose en las llanuras cultivadas cercana a Pueblonuevo del Bullaque, y  la Rañas centrales del parque.  En los últimos días invernales del mes de Febrero se concentran en el Parque Nacional de Cabañeros para preparar su inminente viaje al norte Europeo.

La estación invernal en Cabañeros es sin lugar a dudas uno de los paisajes más espectaculares de estas tierras manchegas. Unos paisajes invernales, con sierras nevadas, arroyos y saltos de agua con espectaculares caudales que nos trasladan en ocasiones a paisajes del norte de Europa, pero que podemos disfrutar en el interior peninsular, en estos Montes de Toledo entre las provincias de Ciudad Real y Toledo.


 
Les Invitamos a conocer el otoño este espacio protegido, recorriendolo a pie, en bicicleta o acompañado por un guía - intérprete en las visitas 4x4 en todo terreno, disfrutando de este paraje singular que es Cabañeros.

Niebla en Cabañeros

Chorro Navalucillos PN Cabañeros

Madroño PN Cabañeros

Grullas en Cabañeros

domingo, 15 de noviembre de 2020

El trompeteo de las Grullas inunda los cielos de Cabañeros y las Tablas de Daimiel



El sonoro trompeteo de las grullas alborota desde hace días los cielos castellanomanchegos, donde la observación de estas grandes aves, que llegan a sus cuarteles de invernada procedentes de países tan distantes como Noruega, Suecia, Alemania, Finlandia, Polonia, países bálticos y oeste de Rusia, se ha convertido en un reclamo ornitológico.

Una muestra son los visitantes que acuden a los parques nacionales de Cabañeros y Las Tablas de Daimiel, en la provincia de Ciudad Real, lugares que desde hace unas semanas están recibiendo miles de grullas que llegan para pasar el invierno huyendo de los gélidos fríos del norte de Europa.

Las posibilidades que brinda la Grulla común (Grus grus) de poder ser identificada con facilidad por su característico vuelo en forma de uve, por su gran envergadura -supera el metro de altura-, por su vistoso plumaje gris, y por el escandaloso sonido que emite, la hacen ser centro de atención de quienes eligen disfrutar de la naturaleza, ya sean conocedores o no del mundo de las aves.

Cabañeros y Las Tablas de Daimiel son unos de los muchos lugares de invernada que eligen las grullas, que también encuentran acomodo en otras zonas de Castilla-La Mancha donde obtienen el abundante alimento que necesitan.



La población invernante castellanomanchega de grullas, con 27.500 individuos, representa el 18% del total de las Grullas que llegan a la Península Ibérica, según los datos de los censos elaborados por la Sociedad Española de Ornitología (SEO-BirdLife) de los que son autores Javier Prieta y Juan Carlos del Moral.

Los datos de este censo pusieron de manifiesto que Extremadura, con 80.000 grullas, es la comunidad autónoma que recibe mayor número con un 53% de la población invernal total.

Castilla-La Mancha se situó en segundo lugar de preferencia de invernada de estas aves por delante de Aragón, que con un 16 por ciento y 24.350 ejemplares es el tercer lugar que acoge mayor número de ejemplares, por delante de Andalucía con 14.700 y el 10 por ciento de la población y, Castilla y León con 5.000 y el 3 por ciento de las grullas invernantes.


La calidez y el resguardo que le ofrecen las dehesas y las zonas húmedas llevan a estas aves a recorrer más de 2.500 kilómetros de distancia cada año, con el fin de aprovechar la seguridad y el alimento que les ofrecen estos lugares.

En los encinares encuentra la bellota caída, que es uno de sus alimentos preferidos, como también lo son los bulbos, las semillas, los brotes, los invertebrados, o los restos del maíz que han quedado en los maizales ya cosechado.

El avistamiento de las grullas es posible durante la mayor parte del día en las áreas que utilizan como comederos, si bien suele ser mucho más sencillo cuando llegan a ellas al despuntar las primeras luces del día.

También es fácil observarlas durante las puestas de sol, cuando abandonan los lugares donde se alimentan y emprenden viaje hacia los humedales donde encuentran un seguro refugio donde pasar las noches.

Para poder observar las grullas y disfrutar de sus elegantes movimientos pausados y reposados, es aconsejable ayudarse de los prismáticos, que garantizan siempre una mejor localización de las aves.

También es recomendable mantener en estos espacios naturales el silencio y evitar tratar de acercarse a las aves para no incomodarlas ni molestarlas, con el fin de que no se muestren huidizas.

07.11.10 Agencia EFE  Por Aníbal de la Beldad

ACTIVIDADES APTAS PARA LA OBSERVACIÓN DE GRULLAS


LAS TABLAS DE DAIMIEL (Parque Nacional) Observación de Grullas
Durante los meses de invierno, se acercan hasta el Parque Nacional Tablas de Daimiel miles de estos indivíduos, que vienen desde el norte de Europa. La llegada en los atardeceres, a las Tablas de Daimiel se convierte en todo un espectáculo.



CABAÑEROS (Parque Nacional) Nueva visita guiada 4x4 a la Raña de Cabañeros (Turno de atardecer)
Descubre el Parque Nacional de Cabañeros, a bordo de nuestros vehículos todo terreno y acompañado por un guía interprete. Un recorrido en el interior del Parque Nacional, recorriendo la Raña de Santiago, conocida como el Serengueti Español.