El parque  ::   La visita  ::   Visitas guiadas  ::   Actividades  ::   Alojamientos

miércoles, 13 de julio de 2011

Por los fósiles del Boquerón del Estena, Cabañeros (A.Polvorinos)



Una buena combinación, que me he aficionado a hacer en los últimos años, es enlazar los parques de Monfragüe (Cáceres) con los de Cabañeros y Tablas de Daimiel (Ciudad Real). Entre el primero y el último no hay más de 4 horas por carretera. A cambio recibo unas dosis de biodiversidad importantes para saciar mi sed de campo. Tres joyitas naturales. Así que después de acompañar al Tiétar en su fluir extremeño por el oriente de Monfragüe, pongo rumbo a Castilla-La Mancha. Allí, me detengo hoy en una de las zonas más bonitas (y diferentes) del parque nacional de Cabañeros (Ciudad Real). En esta ruta no se viene a hacer en busca de la famosa raña. Hay encinas y alcornoques, pero nada de paisajes adehesados. Aparte de estas y otras plantas mediterráneas como quejigos, jaras, tomillos, etc., un bosque de ribera con sauces y fresnos, y la presencia ocasional de especies como el tejo o el abedul, la ruta del Boquerón del Estena tiene importancia eminentemente geológica. De un pasado geológico ligado al mar, aunque el nombre de boquerón nada tenga que ver en este caso con ni con el mar, ni mucho menos con la presencia de este pequeño pescado azul en las aguas del Estena. 





El río Estena es célebre por la existencia de fósiles marinos cuando esta zona estaba cubierta por las aguas del mar, hace 400 millones de años.
La ruta parte de las inmediaciones del pueblo de Navas de Estena y son 6 kilómetros ida y vuelta acompañando a las aguas del río en su curso hacia el arroyo del Chorrito (ruta 5 mapa del parque nacional editado por el CNIG y Parques Nacionales). No es raro toparse con galápagos leprosos tomando el sol en las piedras del río y con los excrementos que revelan la presencia de nutria en la zona.





Lo que si veremos seguro son los restos fósiles que llevan allí muchos millones de años. Rizaduras de las olas marinas fosilizadas (foto), restos de trilobites e incluso un enorme gusano gigante perfectamente conservado. Sorprendente. Podéis descubrir algo más sobre los fósiles del Estena en el centro de información del parque de Navas de Estena, donde también podéis concertar la visita guiada, siempre más recomendable para sacar provecho al recorrido, para hacer la ruta del Boquerón del Estena. ¿Y lo del boquerón? Pues tiene que ver con boca o abertura, en el sentido de estrecho por el que se abre paso el río. Se observa esta formación a la derecha de la ruta, a la altura precisamente de otra formación rocosa característica: las torres, unas elevaciones cuarcíticas en forma de columna.


Escrito por: apolvorinos el 09 Jul 2011 - URL Permanente

No hay comentarios:

Publicar un comentario