El parque  ::   La visita  ::   Visitas guiadas  ::   Actividades  ::   Alojamientos

jueves, 16 de junio de 2011

Verano 2011 en el Parque Nacional de Cabañeros


El verano llega a Cabañeros, los días se van alargando, el sol ilumina y calienta con más fuerza, el verano seco es uno de las características del clima que reina en esta región Castellano Manchega, denominado mediterráneo templado.

PeoniaLas elevadas temperaturas de los meses de Julio y Agosto hacen que la actividad de la fauna se concentre en las primeras y ultimas horas del día, siendo preferible recorrer el parque y visitarlo al amanecer y al atardecer, evitando siempre las horas centrales del día, momento en el cual la mayoría de los animales se refugian del calor y “sestean”.

En estos días de estío, las flores de la primavera como la Peonia (ver imagen) y arbustos como el brezo dejan paso a las semillas y los frutos para completar así su ciclo. Las plantas anuales dan un precioso color dorado a los herbazales y praderas en la “raña” de Cabañeros. Los colores amarillos y ocres, contrastan con los montes de Cabañeros cubiertos de encinares y alcornocales, de intenso colorido con una amplia gama de verdes, entre los que resalta el rosado del Brezo o el amarillo de la Aulaga.

Con la subida gradual de las temperaturas y la escasez de lluvias, el caudal de los arroyos de Pescados y Brezoso desciende, manteniendo en sus pozas y charcas multitud de anfibios que resisten al verano. Siendo relativamente fácil de encontrar el Sapo corredor (ver imagen), el Galápago europeo y la Culebra de agua. Otros ríos como el Río Estena o el Bullaque reducen su caudal sin llegar a secarse del todo siendo fácil observar a las garzas y cigüeñas pescando en sus orillas.


Sapo CorredorEs en estas pozas y arroyos de la raña donde es fácil observar a mamíferos como los jabalís, zorros o los ciervos que bajan a beber de la sierra. En esta época el ciervo macho se encuentra escondido entre la espesura del matorral de las sierras, esperando a que las rosetas cubierta por el terciopelo, le crezca y se prepare la cuerna para el inicio del otoño y la “Berrea”. Las hembras campean en pequeños grupos con las crías de este año en la espesura del matorral de este singular bosque mediterráneo.

Durante nuestro recorrido por el parque, podremos observar entre otras especies a el Críalo, la Carraca, el abejaruco que cría en los taludes, el alcaudón común, o el Sison y el Alcaravan que en estas fechas de verano sacan adelante a sus crías entre los pastos de la raña.

En las zonas más cerradas de Quejigos y alcornoques de las sierras del Rocigalgo y el puntal del rostro, Las grandes rapaces de Cabañeros, como el Águila imperial Ibérica y el Buitre negro se encuentran en plena época de cría siendo habitual su observación en las zonas de rañas y montes bajos donde tienen su lugar de alimento y campeo. Los pollos de estas aves debido a su tamaño, necesitan más tiempo para desarrollarse y poder volar abandonando el nido al final del verano.

Es en pleno verano cuando tradicionalmente se realiza “el descorche” (ver imagen cortesía de RuNa) del corcho en las poblaciones del entorno, hacha y “jurga” en mano las cuadrillas de corcheros aprovechan el calor y la separación de la corteza del alcornoque para sacarlo sin que afecte al árbol. Actividad tradicional y totalmente compatible con la conservación de los alcornoques.



Fuente: ECODESTINOS Todos los derechos reservados


No hay comentarios:

Publicar un comentario