El parque  ::   La visita  ::   Visitas guiadas  ::   Actividades  ::   Alojamientos

martes, 22 de noviembre de 2011

Excursión: Parque Nacional de Cabañeros, hay vida después de la berrea…


¿Existe la sabana en España? A pesar de parecer una pregunta de trivial o de concurso televisivo, es la pregunta que nos podemos hacer al visitar en estos meses el parque nacional de Cabañeros. Una vez termina la visita la respuesta es “no pero sí”, no es una sabana pero probablemente sí es algo que se le parece mucho, o dicho de otra manera, es lo más cercano que tenemos a la sabana en la península ibérica pero sin leones.

En el parque se diferencian claramente 2 paisajes, la Raña, largas extensiones amarillentas anteriormente dedicadas al cultivo de los cereales y que hoy imitan a las “sabanas” africanas salpicadas en este caso con encinas en vez de baobabs y el Monte Bajo, con sus verdes bosques mediterráneos y sinfines de arbustos.

Se puede visitar de dos maneras, bien a pie mediante rutas de senderistas que varían en longitud y dificultad o bien en rutas guiadas en 4×4. Salvo que seáis aficionados al senderismo y si vuestro objetivo es ver animales, nuestra recomendación es hacerlo de la 2º manera principalmente por la información que a lo largo de las 3 horas que dura la vista vas recibiendo por parte del conductor-guía y porque lógicamente él sabe dónde buscar en cada momento. El perfil del guía, a diferencia de otros parques, es más conductor que guía pero se nota que son personas que viven el parque, sus animales y sabe de lo que hablan aunque no sean 100% técnicos.

La visita trascurre principalmente montados en el vehículo con paradas constantes a medida que nos encontramos animales y con 2-3 bajadas del mismo para divisar aves o algún molino antiguo de alguna finca (recordad que el parque está conformado a base de antiguas haciendas privadas y sus restos de casas e instalaciones son visibles).
Si en la selva el protagonista es el león, en el parque es el ciervo el rey del bosque. La época más imponente para verlo es durante la berrea, en septiembre y octubre, cuando se producen escenas sobrecogedoras con el entrechocar de sus cuernas y los berridos de los animales en celo, que tienen como premio cubrir a las hembras que darán a luz en mayo a una cría. Es la berrea, un ejercicio de autoridad y fuerza digno de ver.

Hasta finales de año la Raña o “sabana manchega” se mantiene todo el día como un festival de ciervos. Vayas por donde vayas disfrutas de su elegante presencia. Aún en noviembre hemos tenido ocasión de presenciar de los últimos coletazos de la berrea, aunque no es normal. Lo que sí es normal es el desfile de animales que ofrece el parque por la abundancia de comida que le ofrece estos meses. Aparte de los ciervos, los animales que se pueden contemplar en el parque son zorros, jabalís, perdices, cigüeñas, buitres o águilas.

La visita se realiza bien a primera hora de la mañana o bien a última de la tarde aprovechando los desplazamientos de los animales del monte alto a la parte más abierta de la Raña y al revés, ya que durante el día permanecen ocultos de sus enemigos.

A tener en cuenta que las visitas parten de 4 puntos diferentes por lo que se recomienda consultar las diferentes entradas en el mapa que ofrece en su Web para evitar malentendidos y prisas de última hora.

Para comer, curiosamente la oferta no es muy amplia en los alrededores. Probablemente la mejor opción se trata del restaurante “el Cazador” en la localidad de Santa Quiteria, un bar-restaurante modesto que ofrece platos de la zona resueltos con sencillez, como el asadillo (pimientos asados), venado en salsa, migas castellanas, pisto o tiznao. En fines de semana conviene reservar (926 78 52 32/ 926 78 54 30).


Para dormir, la web ofrece diferentes tipos de alojamientos desde casas rurales a hoteles, pudiendo destacar el Hotel Parque de Cabañeros, si bien se puede ir y venir en el mismo día desde Madrid (2 horas de trayecto).
¡Que ustedes disfruten de nuestra particular sabana manchega!

No hay comentarios:

Publicar un comentario